Blanqueamiento dental: sinónimo de sensibilidad ?

Blanqueamiento dental: sinónimo de sensibilidad ?

Por Luiz Narciso Baratieri

Sin lugar a duda, la opción más conservadolora para mejorar el color de los dientes es el blanqueamiento dental. No en tanto, con el pasar de los años, parece que blanqueamiento dental se transformó en sinónimo de fenómenos como sensibilidad dental. Al mismo tiempo, siempre estuvo asociado al uso de cubetas por la noche (en el blanqueamiento casero) o de barreras gingivales (en el blanqueamiento de consultorio). Para blanquear en consultorio, parecía existir, o al menos querían que nosotros odontólogos creyésemos, una única técnica, difícil y demorada (con mezcla de dos productos y que necesitaba de barreras gingivales) y un único producto (peróxido de hidrógeno), que a veces solía involucrar el uso de equipos caros (lámparas, láser etc.).

Por estas razones, parece importante preguntarnos el porqué de estos dogmas y proponer una alternativa simple, segura y por sobre todo sin sensibilidad, para blanquear los dientes. Con relación al blanqueamiento casero, ya hace 20 años que los estudios vienen comprobando que el pico de liberación de oxígeno, ocurre en una hora (Matis et al, 1999) y que tiempos de uso más prolongados aumentan la posibilidad de irritación gingival y sensibilidad dental. Todavía, el mito de que concentraciones más altas producen mejores resultados, fue desmentido cuando se descubrió que concentraciones más bajas producen resultados más duradero y con menor retorno del color. Hoy es probable llegar al suceso en más de 90% de los casos, con mayor duración y efectos colaterales mínimos (Christensen, 1997; Lutz et al., 2000).

Hasta hoy, la solución para el problema de sensibilidad, propuesto por muchos de los fabricantes, era usar un desensibilizante, vendido por el mismo. Recientemente, la única revisión sistemática disponible sobre el asunto mostró que la única sustancia eficiente es el oxalato de potasio (Cunha-Cruz et al, 2011). Presente en vegetales verdes, té negro y cafés, es un sal que inhibe a despolarización de las neuronas y oblitera los tubulos dentinários. Pensando en eso, una empresa brasileña (BM4, Palhoça, SC) incluyó en el compuesto del gel blanqueador el oxalato de potasio a 3% (1 jeringa contiene 60 veces menos que una taza de té negro).

Los geles blanqueadores PowerBleaching(10% y 16% para blanqueamiento casero y 37% para consultorio) son en base a peróxido de carbamida, lo que los hace mucho más seguros, especialmente en consultorio. Además, un Carbopol® de última generación hace el producto extremamente estable (información del fabricante). Por este motivo, el producto no necesita ser mezclado, puede ser usado durante todo el plazo de validez después de abierto (almacenamiento en heladera), posee alta consistencia, es de fácil aplicación, puede ser aplicado diversas veces en el mismo día, por varios días consecutivos y puede ser usado sin barrera gingival (1). El gel Powerbleaching 37% debe ser aplicado como una fina capa (2).

')}